Carlos III el mejor alcalde de Madrid

Hoy en día la opinión sobre la limpieza de Madrid depende de la procedencia del viajero, para muchos es una ciudad muy limpia para lo grande que es, para otros deja mucho que desear en cuanto a la limpieza de sus calles. Pero al Cesar lo que es del Cesar y en este año que se cumple el tercer aniversario del nacimiento de Carlos III no sería justo obviar que a él debemos el moderno aspecto de Madrid. Carlos III la convirtió en una ciudad moderna, pues antes de su llegada Madrid seguía siendo una ciudad con aspecto medieval. Pues, los cerdos paseaban libremente por las calles, los vecinos tiraban sus basuras y desperdicios a la calle y al famoso grito de Agua va también arrojaban lo que no eran basuras. Las calles eran auténticos barrizales, los arroyos y riachuelos no eran precisamente idílicas y cristalinas corrientes de agua, las fachadas de las casas eran de barro por lo que se convertían en el hábitat perfecto para hongos y bacterias. Además, la recogida de basuras se hacía por el famoso método de “la marea” que derramaba las basuras más que las recogía. Pero todo esto cambio con la ascensión al poder de Carlos III, que a su llegada dijo: “Mis súbditos son como niños pequeños, si no se les lava lloran y se quejan”. Por lo que decidió invertir en el cambio y lavado de cara de la Real Villa, de ahí que hoy se le recuerde como el Mejor Alcalde de Madrid, pues fue él quien puso los cimientos de la ciudad moderna de la que hoy nos sentimos orgullosos.

A su llegada Carlos III prohibió que los animales circulasen por las calles, construyó el sistema de alcantarillado, cuyas ruinas se pueden visitar hoy en día en la estación de metro de Opera. Además introdujo la costumbre de usar colonia, hecho que agradecieron las fosas nasales de los madrileños. Por otro lado, mandó revocar las paredes de las casas haciendo de la ciudad un lugar más aséptico, se empedraron las calles evitando de esa manera la formación de barrizales. También se renovó el sistema de recogida de basuras dando lugar a las famosas chocolateras de Sabatini e instaló un sistema de iluminación en toda la ciudad, convirtiéndose de esta manera en una ciudad más segura.

Por lo tanto, cuando pasees por las calles de Madrid nunca olvides que tu seguridad y fosas nasales están a salvo gracias a Carlos III, el mejor alcalde de Madrid

Share This